El penúltimo capítulo: “Busco Trabajo”

1ª Parte

Queridos amigos, he vivido muchos episodios desde mi último post la noche antes del juicio.

Muchos me habéis preguntado por qué dejé de escribir este blog, y la respuesta es sencilla: Intenté escribir en varias ocasiones lo que sucedió dentro de aquella Sala la mañana del 22 de enero del 2014; pero cada vez que lo intentaba las lágrimas afloraban a borbotones, y finalmente, siempre decidía que aún no estaba preparada para hablar de ello. Ha pasado cerca de un año y tampoco me siento con fuerzas para hablar de ello en profundidad, aún tengo pesadillas con aquellas “personas”que mintieron en mi contra declarando que no habían visto señales de acoso.

Sin embargo, no puedo dejar de pensar cómo pudieron ser tan ruines si me habían estado presionando cuando su trabajo se veía paralizado y sabían que era porque mi concejal inmediato me cancelaba las reuniones sistemáticamente, me habían visto destrozada en tantas ocasiones… y lo qué es más, habían escuchado en mi despacho las grabaciones de determinadas conversaciones en las que se ponía de manifiesto el acoso al que estaba siendo sometida por parte de Adolfo Arias Javaloyes bajo las directrices del actual alcalde de Boadilla del Monte, Antonio González Terol.

No quiero profundizar en el tema porque aún me causa dolor; supongo que llegará algun día en el que pueda hablar de ello, desde el sosiego y la tranquilidad sin que me afecte.

¿Realmente el Ayuntamiento deseaba que los testigos fueran objetivos en sus declaraciones? Tan sólo diré que les llamaron a capítulo en una reunión que se celebró antes del juicio, cada cual que saque sus propias conclusiones… ¿Promesas, intimidaciones…? El tiempo lo dirá, pero sus vidas ya están condicionadas, al igual que sus conciencias.

Si tuviera que resumir aquella mañana con una lluvia de sentimientos, vienen a mi mente palabras como: traición, dolor, decepción, vergüenza ajena, pobres mediocres y cobardes…. y a pesar de ello, a medida que transcurría el juicio, independientemente de cual fuera el resultado, curiosamente me sentía mejor persona viendo lo que estaba viendo.

Desde entonces han pasado muchas cosas:

- Mi lucha contra la corrupción ha seguido dando pasos hacia adelante (el pasado 31 de julio presenté un nuevo dossier ante el juez Ruz en la Audiencia Nacional) y a día de hoy continúo gracias a la colaboración ciudadana y a la implicación de asociaciones como el Observatorio de la Ciudadanía contra la corrupción. Sin darme cuenta me he convertido en una activista contra la corrupción en España, más allá del caso Gürtel.

- He sido víctima de una brutal campaña de acoso lo que me ha llevado a interponer dos querellas más. A día de hoy están archivadas, una por autor desconocido (teniendo en cuenta que he llegado a recibir hasta cuarenta anónimos diarios) y la otra por ausencia de indicios de delito (las cerraduras de mi coche reventadas dentro del recinto de mi vivienda, llamadas contínuas a altas horas de la madrugada, una furgoneta aparcada durante un mes frente a la puerta de mi casa; por cierto, con un platito a modo de cenicero sobre el salpicadero lleno de colillas, que indicaba que alguien se sentaba allí cada día…).

- He sido víctima de injurias y calumnias publicadas en varios medios de comunicación que escriben al dictado bajo la voz de su “amo”, y ya sabemos todos quién es.

- Estoy arruinada económicamente por los gastos derivados de abogados, peritos forenses, informes psicológicos, médicos, etc. Pero en cuanto me lo pueda permitir voy a interponer otra querella contra todos aquellos que han manchado mi honor, inventando mentiras sobre mi vida. (Es lo que tiene no haber realizado ninguna práctica irregular en mi trayectoria profesional, o no tener ni cuentas en Suiza, tener un coche que se cae a trozos o vivir en un pequeño apartamento… Si no hay nada sucio que sacar, nos lo inventamos o mezclamos datos reales con mentiras para que la vida de Ana Garrido parezca turbia o sospechosa) Patético!

- Desde que comencé está cruzada, mi caso está siendo silenciado por algunos medios televisivos principalmente. Pero quiero dejar constancia que al margen de que esto sigue ocurriendo a día de hoy, no responsabilizo ni a los periodistas ni a los directores de programas, de los cuales he recibido un trato muy colaborador y profesional. Una vez más, quiero pensar que se deben a la voz de su “amo”.

- Estoy muy agradecida a todas aquellas personas y colectivos que a lo largo de este proceso me están apoyando haciéndose eco de las injusticias que vivo día a día; en especial a: Carlos Sanz y todo el equipo de mobbingmadrid.org, Elisa de la Nuez y todo su equipo de hayderecho.com, a lawyerpress.com, a Roberto Bécares del diario El Mundo, a Daniel Forcada de elconfidencial.com, a Sergio Colado y Marcos Paradinas de elplural.com, a Carlos Mier de informacionsensible.com, a Rafael García Rico de irispress.es, a Victor Arrogante de nuevatribuna.es, a David Fernández de 20minutos.es, a José Manuel Fornet y todo el equipo de ciudadanoscontralacorrupción.es, a Elena Vicente y todo el equipo de accors.es, a Melchor Miralles, Jesús Gallego y Patricia López del antiguo programa televisivo”Te vas a enterar”, así como a Inés González, Javier Ruiz, Ruth Jiménez de “La otra red” de Cuatro Televisión; a la emisora de radio carnecruda.es, a Pepe Cañaveras de Cadena Radio Intereconomía, a Ángels Barceló de Cadena Ser…

Mi agradecimiento también por su interés sobre mi caso a Ignacio Escolar de eldiario.es y Ernesto Ekaizer de elpais.com.

No quiero dejar de mencionar el cariño especial y mi solidaridad hacia la Asamblea Popular de Majadahonda, a los trabajadores de Coca-Cola en Lucha, a la Plataforma de apoyo al Tte. Segura, a la Plataforma No Somos Delito y a todos aquellos colectivos (las mareas ciudadanas) que estáis aunando esfuerzos para transformar este país.

Por último, y por eso mi agradecimiento entrañable e inmenso a Marián Sugarci, una gran amiga que me ha regalado la vida gracias a esta dura experiencia; a Ana Belén Sanz, Fernando García Mateos, y a todos los seguidores de redes sociales, en especial a los de Twitter. Sois como mi gran familia, aunque no nos conozcamos en persona me dáis la vida para continuar. Muchísimas gracias de corazón, por vostros muchas personas conocen lo que están haciendo con mi vida. (y no me llaméis heroína que no me gusta ;))

2ª Parte

Hoy es de esos días, como muchos… que no tengo ganas de sonreir. Me acompaña un nudo en la garganta allá por dónde piso, aunque mi semblante, aparentemente sea sonriente…

Debería estar decorando mi hogar con adornos navideños, como todos los años por estas fechas; sin embargo, no siento ninguna ilusión. Echo la vista atrás y no puedo evitar tener una profunda sensación de pérdida: amigos de tabajo, pareja, distanciamento con mis familiares más cercanos, entre los que se encuentran mis padres (votantes del PP), he tenido que vender objetos personales para pagar mis deudas… y en unos días me voy al paro. No sé aún de qué voy a vivir ni qué voy a hacer con mi futuro.

En mi mente se acumulan una amalgama de pensamientos difíciles de organizar.

Vayamos por partes: ante todo, sigo pensando que no me arrepiento de haber denuciado los presuntos delitos de corrupción que hace cerca de seis años pasaron por delante de mis ojos y mis manos; es más, sigo intentando contribuir en la medida de mis posibilidades a que este país, al que adoro, vuelva a ser más equitativo. Hay muchas personas como yo, no me siento una heroína, me considero alguien que empatiza con los que sufren las injusticias provocadas por éste y anteriores gobiernos que nos han llevado a la ruina.

Como he dicho muchas veces, lo que está sucediendo en España no es fruto de una crisis económica. Ya ha quedado más que claro que lo que vivimos es fruto del expolio y el saqueo que muchos de nuestros gobernantes han hecho con nuestro Patrimonio. Y muchos de nosotros estamos luchando por recuperar lo que nos corresponde, porque es nuestro, es fruto de nuestro esfuerzo y nuestro trabajo durante muchos años.

Cuando oigo que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, me pongo enferma! Habrá mucha gente que haya vivido por encima de sus posibilidades, pero a mí, como a muchos españoles nadie nos ha regalado nada. Realizamos nuestros estudios, aceptamos nuestros primeros trabajos con gran sacrificio, nos hipotecamos con miedo pero con ilusión porque nos merecíamos tener una casa digna, porque teníamos derecho a disfrutar de la vida… para eso nos estábamos esforzando, ¿no?

No me quiero extender en hacer un análisis de la realidad que ya conocemos todos. Hoy quiero explicar por qué en breve me voy al paro. En mi caso no es fruto de un ERE, o de una mala planificación de la Ministra de Empleo.

Como muchos sabéis, denuncié al Ayuntamiento de Boadilla del Monte por acoso laboral. La primera vez que me informé jurídicamente, me dijeron que tenía varias alternativas a la hora de interponer la demanda. Podía solicitar un cambio de departamento, e incluso traté de conseguir una permuta. Pero ¿qué ocurre cuando el acoso es piramidal o institucional? ¿De qué me iba a servir cambiarme de departamento, si las directrices de acoso venían de “arriba”? (reconocido por mi concejal Adolfo Arias Javaloyes en una de las grabaciones que presenté en el juicio. ¿De qué me sirvió cuando antiguos concejales que habían trabajado conmigo me llamaban para decirme “lo que están haciendo contigo es una canallada, yo te reclamo para que te vengas a trabajar a mi Ayuntamiento”? Sirvió para que al día siguiente me llamaran y me dijeran “Ana, lo siento muchísimo, pero he recibido una llamada y no va a poder ser”…

Con todo esto, al demandar al Ayuntamiento de Boadilla del Monte, la única opción legal que me quedaba era solicitar la extinción del contrato laboral. Esto, suponía, que a pesar de haber pasado dos oposiciones y tener plaza en propiedad; si ganaba la demanda renunciaba a mi puesto de trabajo y me correspondería una liquidación equivalente a la de un despido improcedente, aparte de los daños y perjuicios que el juez considerara procedentes.

En aquel momento pensé: tengo 47 años, el mundo laboral no está nada fácil, pero no estoy dispuesta a vivir encadenada a una maniobra de acoso orquestada contra mí el resto de mis días. Con el diinero de la liquidación, podré tomarme un respiro después de tantos años de pesadilla, y pensar qué hacer para poder vivir.

A pesar de las dificultades, estando de baja por un cuadro ansioso-depresivo, gané mi primer juicio en el Juzgado de lo social núm. 2 de Móstoles. Por fin se acabaría mi pesadilla, sería libre!. La alegría duró poco tiempo, ya que el Ayuntamiento recurrió al TSJM, con lo cual seguía con el alma en vilo, generándome más gastos para nuevas querellas y el consiguiente desgaste físico y emocional.

La amarga historia se repitió como un déjà vu cuando el TSJM ratificó la sentencia. Por segunda vez el Ayto. de Boadilla del Monte era condenado por acoso laboral, con lo que estaba obligado a pagarme la liquidación correspondiente según los años trabajados, así como la indemnización por daños y perjuicios más las costas. Nuevamente mi alegría y la de muchos ciudadanos duró pocos días, ya que volvieron a recurrir al Tribunal Supremo.

Entretanto, se me agotaba la baja; y a pesar del informe que el especialista médico emitió comunicando que mi reincorporación a mi puesto de trabajo podía acarrear graves consecuencias para mi salud, y dejar secuelas de por vida; el INNS me envió el alta médica mediante SMS, por lo que me tuve que reincorporar el nueve de octubre del presente año. Acudí con urgencia al especialista para explicarle lo sucedido. No daba crédito, y me sugirió: “Vaya usted a trabajar y solicite los dos meses de vacaciones que le corresponden, cuanto antes”. Así hice, fui dos días a “mi celda de castigo” y a fecha de hoy estoy de vacaciones hasta el veinte de este mes.

Fue la única alternativa que tenía de ganar tiempo para ver si ocurría algo en el proceso judicial para no tener que estar trabajando rodeada por mis “presuntos” acosadores; y digo “presuntos” porque aunque el Ayuntamiento ya ha sido condenado por cuatro magistrados, la sentencia no es firme, puesto que una vez más recurrieron, esta vez al Tribunal Supremo. Esa es la baza que ellos están jugando para evitar ceses y/o dimisiones ante la opinión pública. Al mismo tiempo que llevan el caso a instancias superiores, que como ya sabemos, cuanto más alta, más politizada está la Justicia y mayor es la presión que ciertas “mafias” ejercen sobre el Poder Judicial. No olvidemos que las elecciones municipales están a la vuelta de la esquina y hay que evitar cualquier varapalo, no sea que les desmonten “el chiringuito”.

Según me explicó mi abogado,  para casos como el mío, el demandante tiene la posibilidad de solicitar la extinción del contrato de trabajo aunque la sentencia no sea firme, ya que estamos hablando de un riesgo físico y psíquico para el trabajador. Y eso es lo que hicimos para prevenir que no me “torturaran” más. ¿Qué ventajas tiene? que no me voy a exponer a que acaben con mi salud. Evitando volver a pisar mi lugar de trabajo es una forma de protegerme, aunque también soy acosada estando en mi casa y/o en la calle. (agresiones, persecuciones…) ¿Desventajas? que como la sentencia no es firme, no tienen que ejecutar la liquidación ni la indemnización correspondiente y me voy al paro.

Supongo que muchas personas pensarán ¿pero cómo has tomado esa opción? La angustia que tengo ahora por quedarme sin empleo es enorme, pero nada comparado con la angustia que me supone que me maten en vida. Eso ya lo he vivido, y ha sido tremendo! Seguramente las personas que hayan sufrido acoso, violaciones o situaciones traumáticas lo comprendenrán, ya que es algo que no querrán revivir el resto de sus días.

Conclusión: una vez más sigo tratando de erradicar la corrupción de mi país (esta semana presento una solicitud ante el Juez Ruz para ampliar mi declaración con nueva información del caso Gürtel de ámbito nacional) y me sumo a una lucha más, la de “BUSCO TRABAJO”. Aunque denunciar el caso Gürtel no lo hice para obtener ninguna recompensa, ésta es la protección y el agradecimiento que he obtenido del Gobierno, al que se le llena la boca al hablar de medidas anti-corrupción. A otro perro con ese hueso!

Para los que no pudísteis ver la entrevista de Cuatro en “La otra red”: https://www.youtube.com/watch?v=LWnHLbXc6I8

“EL JUICIO” por acoso contra el Ayto. de Boadilla del Monte

Eran las 12:05h de la madrugada, del miércoles 22 de enero de 2014; una de las noches más importantes de mi vida. Llevaba meses defendiéndome del acoso, viviendo un duelo detrás de otro por la pérdida de cada una de mis “grandes” amigas del ayuntamiento, aquellas que para mí habían sido como hermanas y otras que; tras 20 años compartiendo despacho o edificio, habíamos pasado de meras compañeras a confidentes de nuestros buenos y malos momentos. Cuántos llantos y cuántas alegrías vividas…

En algunos casos, había visto nacer a sus hijos, habíamos viajado de vacaciones juntas, los problemas de sus hijos adolescentes…. Durante un tiempo incluso nos tuvimos que ver a escondidas, para que ellas no fueran represaliadas por mi compañía. Tantos emotivos momentos… y sin embargo, sabía que al día siguiente era muy probable que testificaran en mi contra; a pesar de haber vivido de primera mano mi dolor, y haber presenciado episodios muy humillantes para mí.

Después de varios días a contrarreloj, recopilando informes médicos, periciales, etc. recuerdo esa noche. Una noche en la que tenía que dejar de lado mis emociones, y evitar el nudo en la garganta para concentrarme fríamente, la noche antes del juicio. Una noche crucial, en la que todo el mundo me había recomendado “debes ir descansada al juicio”. Sin embargo, esa noche fue una maratón. Cada minuto de esa noche,  fue una trepidante búsqueda en mi memoria de todos y cada uno de los momentos vividos en mi lugar de trabajo: el Ayuntamiento de Boadilla del Monte.

Cada frase de mi jefe, Adolfo Arias Javaloyes; cada conversación con la Concejal de Personal Susana Sánchez-Campos, aquella que por cierto, había sido mi íntima amiga antes de meterse en política, y a la que recuerdo cómo le colocaba cariñosamente el pelo en una habitación, las dos solas, minutos antes de su boda… recuerdo cada momento de llanto y desesperación ante mis compañeros, cada reunión reiteradamente cancelada, cada trampa…  todo era crucial para la mañana del día 22. No me podía permitir dormir, en mis manos estaba aportar la información necesaria para demostrar el acoso sufrido durante tantos días, durante tantos meses, durante tantos años… En mi mente y en mi corazón estaban todos esos tristes momentos, pero tenía que plasmarlos ordenada y detalladamente; ya que a las 6:00h de la mañana, mi abogado esperaría impaciente un correo electrónico con todos aquellos detalles que le sirvieran de herramienta para detectar el “posible” falso testimonio al que nos íbamos a enfrentar.

Esa noche no estuve sola; por un lado tenía la fuerza que me habían inyectado Marian, Paki, Sebas, Miguel, María, Neus, Belén, Justo, Pepe, Isabel, Julia, Edu, Carlos….  tantos, y tantos, ciudadanos que he ido conociendo a lo largo de esta trágica historia. Y cómo no, mi puntal en estos últimos meses; esa persona que estuvo físicamente a mi lado toda esa angustiosa noche transmitiéndome calma, ánimo, cariño y fortaleza; y a la que siempre llevaré en mi corazón.

El tiempo corría apresuradamente; eran las 4:00h de la madrugada y aún nos quedaba revisar transcripciones, repasar fechas para mi declaración, pensar las preguntas clave para los testigos… miles de detalles que bullían desordenadamente en mi cabeza, y no los podía dejar escapar…. No me iba a dar tiempo a todo! Era el examen más importante de mi vida, y lo paradójico es que no tenía que estudiar nada; todo lo había vivido y por desgracia, nada había sido olvidado. Sin embargo, tenía que poner mi empeño para que Julio, mi letrado; a pesar de tantas conversaciones preparatorias, tenía que conocer absolutamente todo lo vivido, hasta el último detalle.

Sabíamos que por mucho que lo había preparado, se podía encontrar con testimonios desconocidos para él, y tenía que disponer de las herramientas necesarias para  discriminar los que eran falsos de los que no; para demostrar lo que tanto tiempo llevaba sufriendo: el ACOSO. Esa palabra tan leída y tan desconocida para muchos; ese engranaje, que transformó mi forma de vida hace mucho tiempo…  como una enfermedad contra la que tienes que luchar como si fuera  un cáncer. Esa amarga sensación que convive a tu lado cada día, en el mismo instante en el que despiertas, y que está latente hasta en los momentos en los que finges ser feliz. Ese sentimiento de culpa que aflora cuando sonríes, porque no te está permitido estando de baja por depresión.

A pesar de toda la dureza de los episodios vividos y tras cinco largos años desde Enero de 2009, momento en que denuncié la “presunta” trama de corrupción que infectaba el ayuntamiento de Boadilla; he sentido una inexplicable fuerza interior que me mantenía tenaz en mi lucha. Tengo que reflexionar mucho sobre ello, no sé si se lo debo a la educación de mis padres, a un espíritu luchador innato, a ambas cosas o a alguna otra razón… algún día encontraré la respuesta… o no. Pero aquí estoy, un día cualquiera de mi vida, escribiendo estas palabras con la esperanza que algún día le sirvan a alguien como motor para salir adelante, de sea cual sea su pesadilla. Yo estoy luchando por salir, y sé que algún día saldré.

A las 7:00h de la mañana recopilé toda la artillería en un correo, y pulsé el botón “enviar”. Ya sólo me quedaba vestirme y acudir a la batalla. Sonó el tlf. al instante, era mi abogado. Estaba tan nerviosa que he de reconocer que nada más colgar, no recordaba absolutamente nada de la conversación que habíamos mantenido. Menos mal que estaba presente mi “puntal” y me hizo serenarme, recordándome cada frase.

Apresuradamente cerramos ordenadores, copiamos todo a un pendrive que debíamos entregar en el Juzgado. No podíamos olvidar altavoces, portátil, alargadores, etc, todo lo necesario para poder reproducir determinadas grabaciones que se aportarían como prueba durante el juicio. Recuerdo que no podía respirar, me temblaba el pulso como jamás me había visto en mi vida; y sin embargo no estaba asustada, creo que era más bien el fruto de la tensión acumulada en los últimos días y sobre todo, de la importancia de lo que me iba a jugar: Mi liberación, y por tanto, recuperar mi vida para construir de cero mi futuro personal y profesional.

De camino al Juzgado, recogimos en el Centro de Salud de Villaviciosa de Odón, un informe médico que me faltaba; y ya, rumbo a Móstoles. Por el camino iba recibiendo whats app de apoyo que jamás olvidaré.

Estaba lloviznando en Móstoles y hacía un frío de perros. Me bajé del coche, iba cargada con los dos portátiles y demás artilugios bajo el brazo; no tenía mano para paraguas y casualmente una de mis testigos estaba bajando de un coche con paraguas en mano.  Juntas nos dirigimos a una cafetería cercana donde habíamos quedado con mi abogado y otro testigo. Mi excepcional equipo de cuatro personas, incluyendo al letrado y a mí, nos íbamos a enfrentar a un equipo de “jugadores” seguramente mayor que nosotros. Después de tomarnos un café, les pedí que fueran hacia el juzgado, pues yo necesitaba estar sola unos minutos para concentrarme. Me dije, “Ana tienes en tu mano la VERDAD; y como en otras ocasiones, es el arma más poderosa que has utilizado para salir airosa, así que cabeza alta, sosiego y tranquilidad”.

Cogí mis bártulos e iba caminando despacio pero con paso firme hacia la puerta del juzgado. La primera persona a la que vi fue al sr. Carbó, un instructor que había designado el ayto. meses antes, para abrir un expediente de indagación sobre mi caso, y que en su día me sometió a un interrogatorio de cuatro horas, además de a un gran número de empleados del ayuntamiento. Obviamente, dicho instructor había desestimado mi reclamación previa, dictaminando que no se había producido tal acoso. Lógicamente la elección de este instructor “imparcial”, así como sus honorarios, se habían realizado por parte del ayuntamiento. Llevaba un abrigo gris oscuro, y pensé, no podía ser de otra manera. Una persona gris con un abrigo gris.

Al entrar, pasé por el control toda la “artillería” y busqué alguna cara conocida. Se acercó a mí una jovencita que se presentó como periodista de Diario de Boadilla, medio que lleva publicando noticias falsas sobre mi vida sin contrastar ni uno de sus artículos conmigo. Me dijo, ¿tendría inconveniente en que le hiciera algunas preguntas al terminar el juicio? Y le contesté “en absoluto, ya tenía ganas de conocer a alguien de tu medio que se tomara la molestia de contrastar algo antes de publicarlo”, a lo que ella me dijo tímidamente “yo no sé nada, a mí sólo me han enviado para que la entreviste”. Por cierto, no sé para que le hicieron perder el tiempo si al final del juicio la vi y no me hizo ni una sola pregunta, tan solo hizo una foto… supongo que ya publicarán lo que le venga bien al alcalde, D. Antonio González Terol, como de costumbre.

La antesala donde esperan todos los testigos, era una especie de pasillo, en el que a ambos lados estaban sentados o de pie todas aquellas personas que supuestamente tendrían que entrar a declarar. La cuestión es que me vi frente a una especie de “pelotón de fusilamiento”, unos mirándome desafiantes y otros esquivando mi mirada. Si no recuerdo mal había más de quince personas por parte del ayuntamiento dispuestas a declarar en mi contra. Las únicas caras amigas fiables que encontré fue la de mis padres. Me dio muchísima pena verles en esta situación, al fin y al cabo yo ya me he ido acostumbrando a convivir con todo tipo de calaña, pero mis padres…. no se merecían pasar por esto. Yo tampoco, pero ya llevo tiempo mentalizada… Cuando me iba a decidir a entrar, pasó por delante de mí el jefe de Personal seguido de un señor alto que tiraba de una maleta con ruedas. Tal y como imaginé, era el abogado que representaba al Ayuntamiento de Boadilla, y pensé: “Así que el ayuntamiento ha tenido que pagar a un bufete externo, teniendo al menos a cinco abogados en plantilla… una de dos, o los considera unos inútiles o me tienen miedo por algo…” En fin, era su decisión.

Me atreví a entrar en ese pasillo, asfixiante no por la falta de aire sino por la toxicidad que se respiraba en el ambiente, y saludé y besé a los miembros de mi departamento. Algunos besos de Judas estaba recibiendo y yo sin enterarme… minutos después lo comprobaría. Saqué a mis padres de allí y nos quedamos en la puerta junto con mi abogado hasta que nos llamaran. En ese momento me comunicaron que dos personas que yo había solicitado  declararan por ser mis jefas y por cierto, concejalas del PP, en legislaturas anteriores; no iban a asistir al juicio. Habían presenciado episodios que podían ser de utilidad para mi defensa, pero… A Mª Jesús Díaz Pérez de Lama, casualmente le dio una crisis de ansiedad ese mismo día y presentó certificado médico. Y a Miriam Villares Gonzalo fue imposible localizarla, algo un tanto extraño, teniendo en cuenta que es Diputada en la Asamblea de la Comunidad de Madrid. Debe ser la vida, que a veces pone a los astros en mi contra… o a favor, quién sabe!

(Continuará)

Panero, Bárcenas y mafiosos… en el eco de una Sala. (I)


Era Febrero de 2010 cuando sobrevolaba el océano desde Costa Rica a Madrid. Observaba a mi alrededor al resto de pasajeros, la mayoría con un semblante feliz… seguramente de vuelta de unas inolvidables vacaciones.

 

Sin embargo yo, tenía una sensación tan diferente; tenía que asumir una importante responsabilidad. Debía personarme en el TSJM, ante el Juez Pedreira, como testigo de la Fiscalía Anticorrupción por el caso Gürtel. Había sido citada para tal fin.
“Ganamos justicia más rápidamente si hacemos justicia a la parte contraria”.
Mahatma Gandhi.
 
Me sentía nerviosa, y al mismo tiempo emocionada. Tenía ansias por contar todo lo que sabía; por fin iba a hablar ante personas a las que realmente les interesaba conocer la VERDAD. No iba a ser un intento fallido de denunciar algo que, en anteriores ocasiones no interesaba creer o ya conocían, pero preferían mirar para otro lado. En este caso mi interlocutor era válido: era La Justicia quién me había llamado para conocer los hechos que había vivido de primera mano, en Boadilla del Monte y cómo había conseguido la información recopilada en el dossier que había hecho llegar a la Fiscalía Anticorrupción, justo un año antes.

Ya era de noche, la mayoría de los pasajeros dormitaban y yo no podía dejar de darle vueltas a todo lo vivido años atrás; habían sido vivencias tan fuertes y tan reveladoras que no me podía permitir obviar el más mínimo detalle cuando llegara el momento de testificar. Intentaba recordar nombres de empresas, cifras de comisiones ilegales, fechas de adjudicaciones, direcciones, matrículas de vehículos, propiedades adquiridas por políticos corruptos… Por unos días, dejaba atrás mi vida como aparente inmigrante española que había ido a probar suerte al extranjero: mi rutina diaria como trabajadora de un hotel, mis compañeros de trabajo, el sonido de los monos y tucanes bajo las palmeras, el olor a arroz con frijoles, el trato con los turistas, ese calor húmedo junto al mar… Qué mundos tan distintos a once horas de distancia!

Me dije: ¨Ana trata de concentrarte, es muy importante”. Por otro lado en mi mente se cruzaban imágenes de mis familiares, soñaba con ese reencuentro, sus abrazos… teníamos tantas cosas que contarnos, les había echado tanto de menos, la comida española, mis amigos… en fin, estaba ansiosa por pisar mi país al que tanto amo, aunque sólo fuera por unos días; y ni siquiera había dicho a nadie, excepto a mis padres, que iba a España. Tenía miedo a que alguien lo supiera, que llegara a oídos  del Ayuntamiento de Boadilla del Monte, y por ende, a algún interesado en interceptar mi cometido.

Mi mente estaba muy dispersa y decidí ir anotando la información más relevante que no tenía que olvidar, y que muy probablemente serviría para abrir las correspondientes diligencias que certificarían la veracidad de mi testimonio, como así sucedería posteriormente. De todos modos, me tranquilizaba saber que iba a tener unos momentos para recoger el dossier que había dejado escondido antes de marcharme de España, así como todos mis documentos y anotaciones realizadas durante un año. Sabía que en cuanto le echara un vistazo, rápidamente mi memoria iba a recuperar ágilmente todos aquellos detalles que conscientemente había decidido dejar en el olvido. Ahora tenía una nueva vida, tan distinta…

Recuerdo que no llevaba papel en el bolso, así que hurgué en el bolsillo del respaldo del asiento delantero; y entre instrucciones para casos de emergencia y revistas, encontré una bolsa de papel destinada a los pasajeros que se marean por si necesitan vomitar. Me sonreí y pensé, qué paradójico, voy a escribir en una bolsa para vomitar los nombres y datos de todos los corruptos que conozco! Y así fue, durante horas elaboré el guión de los asuntos más relevantes que debía recordar en el momento de mi declaración.

Al llegar a Barajas, hacía un frío seco que calaba los huesos, qué curioso, la sensación de frío ya no estaba mi registro, la había olvidado por completo; me resultó como un redescubrimiento. Pero era una mañana soleada, y una de mis mejores amigas, policía nacional por cierto; fue a recogerme al aeropuerto. De camino a mi casa, hasta la M-50 me parecía preciosa.

Día 11/02/2010 –  10:15h. de la mañana

Subía las escaleras del TSJM hasta encontrar la Sala en la que me habían citado y me senté en unos sillones que había en la puerta. Recuerdo aquellas majestuosas puertas de madera antigua y pensé, cuántos secretos se habrán contado al otro lado… sucesos reveladores, que seguramente cambiarán el rumbo de la Historia de España.

Por allí habían pasado Correa, Pablo Crespo, el albondiguilla, Guillermo Ortega, Sepúlveda… en fin, todos los imputados en el caso Gürtel. Probablemente habrían pasado momentos muy angustiosos, sin embargo yo me sentía con una especie de nervios en el estómago, por el respeto que me causaba declarar ante Pedreira, pero al mismo tiempo feliz porque tenía la oportunidad de colaborar con la Justicia, y tenía la sensación de que me sabía todas las preguntas del “examen”, ya que había sido mi vida, no me las había tenido que estudiar. Eso sí, iba con mi dossier bajo el brazo, para apuntalar los hechos con fechas y cifras exactas.
 

Estaba sumida en mis pensamientos, cuando de repente escuché “Ana ¿qué haces aquí, pero tú no estabas en Costa Rica?”, alcé la vista y era Francisco Sánchez Arranz, Concejal del Ayuntamiento de Boadilla del Monte…

Quiero pedir disculpas a los seguidores de este blog, puesto que llevo un par de semanas sin escribir por razones que no puedo desvelar en este momento; mañana o en un par de días, intentaré escribir la segunda parte de este post. Muchas gracias a todos por vuestro interés y vuestra paciencia. Un abrazo.

 

El engaño a los ciudadanos.

La honestidad es el valor de ser decente, recatado, razonable justo u honrado. Desde un punto de vista filosófico es una cualidad humana que consiste en actuar de acuerdo con cómo se piensa y se siente.
No me gustan las entrevistas, porque siempre tengo dificultades para acordarme de las mentiras que conté en la última. Rocío Jurado.
En su sentido más evidente, la honestidad puede entenderse como el simple respeto a la verdad en relación con el mundo, los hechos y las personas; en otros sentidos, la honestidad también implica la relación entre el sujeto y los demás, y del sujeto consigo mismo. Dado que las intenciones se relacionan estrechamente con la justicia y se relacionan con los conceptos de “honestidad” y “deshonestidad”, existe una confusión muy extendida acerca del verdadero sentido del término. Así, no siempre somos conscientes del grado de honestidad o deshonestidad de nuestros actos. El autoengaño hace que perdamos la perspectiva con respecto a la honestidad de los propios actos, obviando todas aquellas visiones que pudieran alterar nuestra decisión.
Quiero hacer hincapié en el autoengaño, porque es la única alternativa, medianamente lúcida, que puedo encontrar en este caso, para justificar el engaño a los ciudadanos.
Algunas personas tratan de desacreditar a aquellos que pueden debilitar su halo de poder, otros mienten deliberadamente pensando que su interlocutor es idiota o menos inteligente que él; y finalmente están los que se autoengañan porque no pueden soportar sus miserias y complejos. Probablemente, si se enfrentaran a su verdadero yo, caerían en una profunda depresión o tendrían que acudir a un psicólogo para poder comprender el por qué de su comportamiento.
Y no lo digo en tono peyorativo, al contrario; somos muchos los que aceptamos la ayuda de un psicólogo para aprender a conocernos mejor; y por tanto a ser más felices en vez de recurrir a distorsionar la realidad, no sólo externa sino interna.
En este post, no me voy a extender mucho, ya que algunos me habéis pedido que cuelgue el enlace del programa “Te vas a enterar” que se emitió el pasado jueves, día veinte, en la Cuatro.
El programa es muy interesante, ya que se tratan temas de actualidad; pero para los que queráis conocer todo lo que se habló sobre la trama Gürtel en Boadilla del Monte,  Arturo González Panero y Antonio González Terol; comienza a partir del minuto 51.
Al final, me hacen una pequeña entrevista en la que describo mi situación.

A continuación dejo la transcripción de la grabación, ya que sólo se pudo emitir una pequeña parte.

TRANSCRIPCIÓN (diciembre 2012)
Adolfo Arias me cuenta una conversación que va a mantener en unas horas, con Antonio González Terol. Alcalde de  Boadilla del Monte.

Adolfo Arias: Oye, qué decisión se va a tomar con respecto a Ana que yo tengo paralizada la Concejalía, porque es mi técnico, ella me firma las cosas y yo tengo que tener con ella un, ado de confianza; digo, yo le he pedido que me haga el Plan de Juventud, lo tenemos ahora parado porque me habéis dicho que lo tenga parado, entonces quiero que me deis una instrucción clara. ¿Que ella no haga nada, que ella…? porque me parece innecesario que estéis mezclando una cosa con la otra
Ana Garrido: sí, cuando dices mezclando una cosa con la otra ¿a qué te refieres?

Adolfo Arias: lo del juicio o lo de…
Ana Garrido: lo de la demanda
Adolfo Arias: con, con tu trabajo diario
Ana Garrido: ahá

Adolfo Arias: es que a mi me parece absurdo, oye mira, eh… eh… entonces yo le voy a decir, oye mira, yo no puedo estar así porque tengo el Plan de Juventud parado, es un compromiso electoral y tenemos que seguir adelante, yo no tengo capacidad yo solo para hacerlo, como comprenderás no lo voy a derivar a otra persona que no tiene la titulación en regla en la Casa de la Juventud
Ana Garrido: me parece lo más razonable
Adolfo Arias: digo es que al final, mira yo le estoy haciendo a esta chica, …. ella quiere venir a verme, yo no me estoy reuniendo con ella, tenemos parado esto, digo en fin, yo digo, eh… pues se, se… ella va a sospechar que pasa cualquier cosa y al final me…, me van a denunciar a mi por mobbing

Ana Garrido: claro

Adolfo Arias: y no tengo ninguna gana de que me denuncien por mobbing. Si tiene huevos que te denuncien, pero que te denuncie a ti (refiriéndose al actual Alcalde de Boadilla del Monte, D. Antonio González Terol)
Ana Garrido: claro, claro, es que es muy fácil que te cargue a ti el muerto de que tú me paralices mi trabajo y…

Adolfo Arias: que lo haga él, si tantos huevos tiene!
Ana Garrido: claro

Adolfo Arias: pues que lo haga. Es que además es que como yo sigo pensando que es que el tema tuyo es que es una cosa que es que es, que es que es, un un… granito de arena en un desierto
Ana Garrido: ya, pero es por lo de Gürtel te lo digo yo, es por haber estado… si yo, si, si en el interrogatorio no hubiéramos puesto nada de Gürtel (refiriéndose a mis abogados y a mí).
Adolfo Arias: ya, ya…

Ana Garrido: claro, que deshaga el Gürtel,
Adolfo Arias: que espabile
Ana Garrido: que deshaga las consecuencias de Gürtel, si es que no es otra cosa, yo qué culpa tengo de que me hayan estado haciendo la vida imposible. Y es que lo que me hace gracia es que yo vuelvo pensando que voy a tener un trabajo normal, y resulta que vuelvo a lo mismo!

Muchas gracias a todos por los mensajes de apoyo recibidos. Un caluroso abrazo!

El acoso laboral lo practican los mediocres.

A veces la vida nos conduce caprichosamente hacia donde no teníamos previsto, y aunque nos preguntamos el por qué, no encontramos la razón.

Sin embargo, con el transcurso del tiempo,  siempre llega un momento, milagrosamente inesperado, en el que tu mente se vuelve más lúcida que nunca, y todo adquiere sentido.


Las personas que sufrimos el acoso laboral atravesamos por estadíos muy diversos. Al principio pensamos que será pasajero, que con paciencia todo se arreglará, después vivimos una pesadilla que cada día se hace más insoportable.
Conocemos esa sensación de despertar, sentados en el borde de la cama, pensando ‘hoy no puedo más’, cada parte de tu cuerpo pesa más que el día anterior y te arrastras hacia la ducha convenciéndote de que después te sentirás mejor. Sin embargo, no encuentras el momento de salir de casa.
Recuerdas con nostalgia aquellos momentos en los que salías con la sonrisa puesta, saludando alegremente a la señora de la limpieza o al portero con el que te cruzabas todos los días, escuchando tu música favorita o las noticias, mientras conducidas de camino al trabajo. Esos cafés con la misma gente a la misma hora, esos saludos mañaneros a tus compañeros de trabajo, con alguna que otra broma de por medio.

Sin embargo, ahora sólo entrar en el edificio ya te produce una sensación de axfisia, de tristeza, de lucha inexplicable por no desfallecer… Y te preguntas, ¿en qué maldito momento comenzó a producirse este cambio? No lo recuerdas con exactitud, no sucedió un día concreto en el calendario, pero sí recuerdas cada momento amargo, cada humillación, cada mirada hacia otro lado, cada lágrima en solitario. Descubres que ya apenas sonríes y tienes esa especie de preocupación contínua por salir del bache que no te permite disfrutar de la vida, de los tuyos, en definitiva… intentas fingir que eres medianamente feliz porque no quieres ser el amargado de turno ni para ti ni para los que te rodean, pero sabes que has entrado en un estado de hastío continuo del que no sabes cómo salir.
Lo bueno es que desarrollas una especie de percepción casi extrasensorial para detectar dónde está el peligro, la amenaza, la trampa escondida… y comienzas a discriminar mejor que nunca a las personas auténticas de los mediocres. ¿No es una maravilla?
Es cierto que todos sufrimos muchísimo, que perdemos mucha fuerza y vitalidad, pero también es una oportunidad que se nos presenta para depurar nuestro entorno. Es muy duro, pero siempre hay que sacarle el lado positivo, es como si te hubieran regalado un don que antes desconocidas. El don del ‘sabueso’ lo llamaría yo.
Ahora sabes realmente quiénes son los demás, tienes la oportunidad de rodearte de personas auténticas! Seguro que te quedas con la mitad de la mitad de todos tus conocidos y amigos, vas a sufrir el dolor del desengaño en el momento más inoportuno; pero también van a surgir de la nada personas, colectivos con los que ni siquiera contabas. Es como si te rodearas de un mundo nuevo, una nueva vida, con personas que siempre han estado contigo y otras que comienzan a ocupar un lugar importante, donde antes estaban otras que ya no se merecen estar.

Para los fans de los detalles gürtel y para los que desean conocer todo lo que ha ocurrido en estas dos últimas semanas, siento dejarlo en suspense. Sólo voy a mencionar dos detalles: misteriosamente alguien ha borrado de mi ordenador las grabaciones, correos y pruebas para mi juicio, (ya está en conocimiento de la policía judicial y mañana redactaremos la denuncia), y el segundo detalle es que el viernes estuve sometida a una especie de interrogatorio durante cerca de cuatro horas, ante el “indagador imparcial” elegido y pagado por el Ayuntamiento de Boadilla del Monte, que por cierto, es la parte acusada.

Han sido quince largos días de acontecimientos muy desagradables para mí, y de una lucha muy dura. Algunos detalles figuran en el enlace que dejo al final. Es de un programa de radio sobre mobbing, en el que intervengo brevemente. Os lo recomiendo, dura 54 minutos, así que es para escucharlo con tiempo, pero de verdad merece la pena conocer la opinión de expertos. Estoy segura de que muchos de vosotros os vais a sentir identificados: compañeros, jefes, amigos y desconocidos que conocéis mi historia o la de otros acosados.


Cuando sufres una depresión, en la que simultáneamente te están sometiendo a más presión para provocar el desgaste, necesitas momentos para tomar oxígeno, cuidarte y dejarte cuidar. Es éste el motivo por el que no he escrito en los últimos días. Gracias por leer mi blog.

Buena semana para todos!
y no os perdáis el programa de radio:

La transparencia y "la buena fe".

 
 
El pasado 13 de mayo, estaba haciendo la compra al lado de casa, cuando recibí una llamada del Conserje notificador del Ayuntamiento de Boadilla del Monte. Me dijo: “Ana estoy en la puerta de tu casa y vengo a traerte una notificación del Ayuntamiento”. Una vez más me dio un vuelco el corazón!  ¿qué me tendrían preparado esta vez?  ya es la tercera vez que venía en los dos meses que llevo de baja. Le comenté dónde estaba y se acercó a la puerta del establecimiento para hacer su entrega.
En dicha notificación se me comunicaba  que el Ayuntamiento de Boadilla del Monte iba a abrir un trámite de indagación para esclarecer los hechos denunciados por mí, respecto al acoso laboral; y decía literalmente, entre otras cosas, que: “el Ayuntamiento debe designar un Técnico experto en análisis y resolución de conflictos interpersonales independiente y ajeno a la Administración Municipal y a la trabajadora, para salvaguardar sus respectivos intereses”.
 
 
“La transparencia se puede mostrar de diferentes colores”
Ana Garrido
 
 
Y yo me pregunto, cuando el presunto acosador es el que elige al Técnico experto en análisis, y por tanto paga a este señor, realmente ¿se salvaguardan nuestros respectivos intereses?. Sí señor, esto es lo que ellos llaman transparencia!
El otro día lo comentaba con una amiga psicóloga, y no dejaba de mostrar su indignación. Me decía: ” Sí claro, esto es como si un pederasta es el que elige y paga a la persona que va a realizar un peritaje sobre la presunta pederastia”.
 
En fin, como a estas alturas ya tengo más paciencia que el Santo Job, ante las actuaciones “de buena fe” del presunto acosador; una vez más le di traslado a mi abogada para que ella se hiciera cargo del asunto. Menos mal, que mi paz interior aún me permite manejar este tipo de episodios con tranquilidad, aunque mentiría si dijera que por mi mente no pasan frases del estilo “no sé cómo no se les cae la cara de vergüenza vendiendo motos como ésta”.
 
Previamente a esta notificación, ya había puesto en conocimiento  por escrito mi situación, al Comité de Empresa y a la Junta de Personal; adjuntando no sólo copia de la demanda por acoso laboral, sino una grabación, de las muchas que obran en mi poder, cuyo contenido aportaba información sobre el acoso al que estaba siendo sometida sistemáticamente.
Los representantes sindicales solicitaron igualmente por escrito, al Departamento de Personal información sobre las acciones tomadas al respecto, adjuntando la citada grabación. A fecha de hoy aún no han recibido respuesta alguna.
 
Por otro lado, esta semana pasada, recibí una llamada de un periodista de El Mundo, interesado en conocer el contenido de dichas grabaciones. Estuvimos hablando y le proporcioné algunas de ellas, con sus correspondientes transcripciones. Me comentó que quería publicar alguna de ellas, a lo cual accedí sin problemas. Menos mal que a alguien le interesa dar a conocer la verdad!
 
Curiosamente, el mismo día recibí una llamada de un puesto eventual del ayuntamiento, que me advirtió: “Ana, han llamado los de El Mundo al Ayuntamiento para comunicarles que iban a publicar una grabación sobre tu acoso laboral en la que se implica al actual Alcalde. Están muy nerviosos llamando a sus contactos del periódico”. La gente se preguntará por qué hace esto un puesto de confianza, y voy a tratar de explicarlo.
 
He de decir, que en el Ayuntamiento se respira un ambiente de presión y temor, no sólo hacia algunos funcionarios.  A algunos cargos de confianza también se les ve llorar en sus despachos por el trato recibido por Antonio González Terol; el Alcalde grita a sus concejales delante de los empleados municipales, etc. Quiero aprovechar desde aquí para matizar una frase dicha por mí en un medio de comunicación. Cuando dije que “esta es la peor Corporación con diferencia” después de mis veinte años trabajando con políticos, no era mi intención meter a todo el mundo en el mismo saco y desprestigiar la labor que hacen algunos miembros del Equipo de Gobierno. Soy plenamente consciente, y no deja de ser mi opinión;  que hay concejales, al igual que cargos de confianza,  muy válidos y otros que no lo son, como en todos los trabajos; independientemente de lo que opine de ese tipo de estructura en la que sobran muchos puestos, en estos momentos de crisis, aunque no muchas personas. Sin embargo, la actitud y las formas que emplea el actual alcalde son las que hacen que el ambiente de trabajo no sea fluido, por denominarlo finamente. 
Hay personas que le llaman “el Franquito de Boadilla”, y es que no me extraña, motivos tienen… Pero obviamente, por temor a represalias, ninguno se atreverá a manifestarlo públicamente. Sólo hay que poner la antena en el lugar apropiado y escuchar el testimonio de estas personas, para saber cómo se sienten respecto a su trabajo, si son valorados o no, si sólo les señala los errores y no los trabajos bien hechos. ¿Qué harían si se les ofreciera un trabajo alternativo? ¿Se sienten satisfechos con su trabajo y orgullosos del alcalde que les lidera?
 
Señores concejales y puestos de confianza, entiendo que ahora me ven como el enemigo, porque he destapado la Caja de Pandora; pero les animaría a hacer una reflexión sobre si lo que estoy diciendo es cierto o no, y cómo se sienten ustedes al final del día al llegar a sus casas con sus familias. Si no es cierto que  han comentado en más de una ocasión que no se les permite tener vida propia, y si se sienten a menudo humillados en sus puestos de trabajo. Entiendo que no lo saquen a la luz, ya tienen el ejemplo de lo que han hecho conmigo por denunciarlo; y desde luego las consecuencias no son agradables, pero en mi caso, mi opción ha sido no estar sometida. Al fin y al cabo, dentro de lo que cabe, mi situación es “privilegiada”, no tengo marido ni hijos y mis decisiones sólo repercuten sobre mi.
 
Por no desviarme del tema, al día siguiente de esta última llamada; el viernes, apareció el Conserje notificador en la Casa de la Juventud e Infancia, y venía con órdenes de llevarse a  mi equipo, con carácter inmediato al Departamento de Personal, ya que les iban a hacer un interrogatorio. Tuvieron que abandonar sus reuniones y sus puestos de trabajo sin previa notificación, para meterse en un coche y trasladarles a la sala donde se reunirían con “alguien”. Ellos expresaron que podían ir en sus propios coches, pero finalmente accedieron a ir en el vehículo municipal. Menos mal que se los llevaron en coche y no en un furgón policial!
 
Teniendo en cuenta, que todos los empleados del Departamento de Juventud son interinos, a excepción de una persona que es funcionaria de carrera con plaza en propiedad; y la forma en que se produjeron los hechos, imagino el temor y la sensación de nerviosismo de mis compañeros.
 
Allí estuvieron esperando, como si de un juicio se tratara, a entrar de uno en uno para hablar con un señor, que al parecer era el “Técnico especialista en resolución de conflictos interpersonales”. Les hizo una serie de preguntas, elaboró una declaración en la que obviamente no se reflejaba todo el contenido de lo expresado, sino la parte que él consideró “interesante” y ellos tuvieron que firmar. A ver quién iba a ser el valiente que manifestara alguna objeción respecto a este procedimiento, “supuestamente legal y que garantiza la imparcialidad”. No obstante, el Jefe de Personal ya ha manifestado que puesto que el viernes no dio tiempo a interrogar a todos, el lunes continuarán interrogando a los que faltan, y que por allí va a desfilar medio ayuntamiento.
 
¿Medio ayuntamiento? ¿y qué saben muchos de mis compañeros que no conocen nada de mi relación con mis superiores? ¿les van a preguntar con qué frecuencia presencian mi relación con mi jefe? ¿hay alguien que haya estado en mis reuniones con mi superior jerárquico a puerta cerrada, cuando ésta es nuestra forma habitual de despachar?…. Ah, se me olvidaba que posiblemente esas preguntas no cuentan para esclarecer los hechos. ¿También les van a hacer pasar por esto?¿existe algún criterio de selección para el resto de los interrogados?¿serán los interinos o los funcionarios afiliados al Pp? Realmente siento verdadera curiosidad por saber de qué forma se va a sistematizar este proceso de “indagación”.

Evidentemente, tal “indagación” me parece un paripé. En primer lugar, porque ellos ya conocen la verdad; y en segundo lugar, porque la premura con la que se ha iniciado dicho interrogatorio, casualmente al día siguiente de recibir  la llamada del diario El Mundo, no deja de ser una más de las muchas maniobras del líder y sus secuaces, para que cuando salga a la luz la noticia de las grabaciones que demuestran el acoso; puedan publicar algo del estilo: “desde el Ayuntamiento hemos abierto un proceso de indagación porque estamos muy preocupados por esclarecer los hechos”. Pero es que ¿se piensan que la opinión pública es tonta?
Señores, lo que es evidente es evidente, lo pinten como lo pinten.
Se les llena la boca de TRANSPARENCIA, ¿éste es su concepto de transparencia?
 
Por cierto, ni mi abogada ni yo, tenemos constancia de quién es este señor, cual es su nombre, a qué se dedica, si está facultado para hacer esta “indagación” con esta “transparencia y buena fe”.
 
Por favor, en esta ocasión pido humildemente la opinión de todos los que lean este post. Me gustaría que fuera participativo, que opinaran abogados, funcionarios, ciudadanos sea cual fuere su profesión, políticos, periodistas, amas de casa….
 
A continuación coloco la notificación que recibí para que aquel que esté interesado pueda leerla, y opinar con mayor conocimiento. Muchas gracias.
 
 

 

 
 
 
 
 

Ahora sí, Boadilla del Monte ¿Truco o Trato?

En la “Noche de Brujas” los niños recorren las casas del vecindario disfrazados, pidiendo dulces con la frase ¿truco o trato?. El “truco” es una amenaza de broma a los dueños de la casa en el caso de que no se les proporcionen “golosinas”.
 
 
 
 

Obviamente, es un símil muy infantil para definir el modus operandi delincuencial, que regían las decisiones que sucesivamente,  se iban tomando respecto al municipio de Boadilla del Monte. Quizás para ellos era un juego de niños; sin embargo, estaban jugando con nuestra calidad de vida, con nuestra economía, nuestras necesidades… en definitiva, con nuestro futuro, el futuro de los ciudadanos.
 
Tras la dimisión del Albondiguilla, y la renuncia “voluntaria” de Mª Jesús Díaz, el 10 de febrero de 2010; quedó temporalmente al mando la Concejal Belén Húmera Contreras, por entonces mano derecha de Arturo González Panero, y a día de hoy, cargo de confianza en la Alcaldía del Ayuntamiento de Alcorcón. Quizás ella continuó recibiendo “golosinas”, ¿cuál será su truco para conseguir tantas piruletas?

 
Recuerdo que era mi cumpleaños y me prepararon una gran fiesta; eran tiempos difíciles para mi, yo estaba de baja y necesitaba el apoyo de mi gente. Asistieron unas cincuenta personas entre amigos de la infancia, familiares, compañeros del ayuntamiento, y por qué no, cuatro concejales del equipo de gobierno. Sí, no todos los políticos de aquella corporación eran corruptos; nos conocíamos ya desde hacía muchos años, habíamos compartido muchos momentos personales, y ellos cuatro también se oponían radicalmente a las triquiñuelas de Arturo. Así lo llevaban manifestando a sus dirigentes de partido, y también eran víctimas del drama y las presiones propias de los que no estábamos dispuestos a entrar en el engranaje de la corrupción. Nos sentíamos preocupados por la situación, y por el futuro de Boadilla del Monte, aún quedaba por decidir quién sería  el sucesor de Panero.
Todavía conservo un regalo muy significativo que me hizo uno de los concejales, un cuadro que enmarcaba el acta de dimisión de Arturo González Panero. Eran conocedores de mi labor de investigación y del esfuerzo que me había supuesto conseguir aquel logro, con la ayuda de muchas personas.
En algún momento de  la noche, funcionarios y políticos, conversamos acerca de los nombres que se barajaban como posibles alcaldes; la cosa no pintaba nada bien… nos temíamos que el consistorio podía quedar de nuevo en manos de algún cómplice de Arturo. Por cierto, en aquella fiesta estaba también la que entonces era mi gran amiga y por entonces funcionaria, Susana Sánchez-Campos; pero teniendo en cuenta que actualmente es Concejal de Economía, Hacienda, Patrimonio, Personal, Régimen Interior y Compras, además de Tercer Teniente Alcalde; y que tengo interpuesta demanda por acoso laboral contra el Ayuntamiento de Boadilla del Monte; dejaré este tema, que tiene miga, para más adelante. Me pregunto si la traición o la ambición son consideradas como un plus en el  truco para obtener un chupa chups. Tengo que reflexionar acerca de ello.
Así que al día siguiente, el 15 de febrero de 2009, rodeada de papeles de regalo y vasos vacíos… me levanté temprano para redactar un nuevo escrito, en nombre de todos los que nos temíamos lo peor. Aunque ya habíamos perdido la confianza, nos veíamos una vez más, en la obligación de informar respecto a la situación. Era crucial que eligieran a alguien honesto para que se produjera el cambio hacia la normalidad, alguien debía poner orden en la casa de mercaderes.  Escribí la segunda carta dirigida a Esperanza Aguirre. 

En el  contenido se  recogía el perfil de todos y cada uno de los concejales, indicando claramente los que habían colaborado con Arturo en prácticas “presuntamente” corruptas, aportando datos de su implicación en sospechosas adjudicaciones a empresas. Entre ellos figuraba, Juan Jesús Siguero Aguilar, Concejal de Hacienda como “presunto” colaborador de la trama.

A los pocos días, contacté con una periodista del El Mundo para comunicar éste último suceso. Ella telefoneó a un conocido político de la Regional del PP de Madrid y verificó que nuestro escrito ya estaba en manos de Aguirre. Bueno, al menos no había caído en saco roto!


Paralelamente,  Bartolomé González, entonces presidente de la FEMP  y alcalde de Alcalá de Henares; fue comisionado por el PP madrileño para dirigir las gestiones propias respecto a la elección del nuevo alcalde de Boadilla del Monte, reuniéndose uno a uno con cada concejal, para contrastar impresiones.

En la Regional del PP de Madrid ya manejaban la información proporcionada por los funcionarios, la de los concejales… sólo tenían que tomar una decisión atendiendo al sentido común; pero a pesar de todo ¿a quién le darían  el “bastoncillo de caramelo”

Más de lo mismo! Juan Jesús Siguero Aguilar fue designado Alcalde-Presidente del Ayuntamiento de Boadilla del Monte el 20 de febrero de 2009.
Sin embargo, no sé por qué me seguía sorprendiendo, ya había ocurrido una vez, y esta era la segunda. Tono Calleja revelaba en un artículo de El País, que “El Albondiguilla dimitió como regidor y mantuvo su acta de concejal, pero antes de quedar en la situación de edil no adscrito forzó al PP a que eligiese a Siguero como su sucesor” . Me recuerda a los papeles de Bárcenas… pero ¿qué sabía el Albondiguilla para tener en jaque a Aguirre y sus afines?

En el pleno de investidura Siguero manifestó: “comenzamos una nueva etapa con el propósito de que se hable de Boadilla por su gestión y su buen hacer, de recuperar el buen nombre del municipio y con el fin de trabajar por los vecinos y para que el municipio sea un referente” Así mismo aseguró que “ofreceremos la máxima transparencia y colaboración con la justicia”. (No sé por qué esta misma consigna me recuerda a las mismas frases que pronuncia el actual alcalde de Boadilla D. Antonio González Terol…)

“Anecdóticamente”, los días posteriores  a los registros realizados por la policía judicial tanto en el Ayuntamiento como en la EMSV (7/2/2009 y 9/3/2009), se compraron numerosas destructoras de documentos. Las secretarias de determinados concejales no tenían otra función más que la de destruir todos los expedientes que les iban pasando sus jefes. Vaya colaboración con la justicia!

Habían transcurrido pocos meses desde el nombramiento de Siguero, cuando la UDEF comunicó a la Fiscalía Anticorrupción que dicho regidor “habría informado sobre concursos a Correa”; y el 24 de diciembre Juan Siguero “perdona” 2,2 millones a una empresa del caso “Gürtel”, según noticia publicada en El País.

 

En mi torpeza por asemejar asuntos que nada tienen que ver, viene a mi mente un artículo que leí ayer sobre una decisión tomada por el actual alcalde de Boadilla del Monte;  que  vincula de nuevo a nuestro ayuntamiento con la trama gürtel y los papeles de Bárcenas, debo estar delirando… Me parece estar viendo la película Groundhog day (conocida en España como Atrapado en el Tiempo o El día de la marmota).

http://www.elplural.com/2013/05/17/boadilla-del-monte-adjudica-3-millones-a-una-empresa-relacionada-con-la-gurtel-y-los-papeles-de-barcenas/

Por no desviarme del tema, finalmente; el 9 de Febrero de 2011, se hacía pública la imputación de Siguero en los medios de comunicación y, como consecuencia, a los pocos días su dimisión.

Sí señor! de nuevo se corroboró que la Presidenta había tomado una importante decisión en la elección del sustituto de Panero, apelando a su “buen” criterio; era evidente que no interesaba poner orden en Boadilla. Cada vez que recuerdo su famosa frase “yo destapé la Gürtel” no sé si reír o llorar, podía habernos evitado tantos problemas en nuestro municipio…

En el próximo artículo comentaré las conversaciones que mantuve con Siguero, siendo Alcalde de Boadilla y quién era la persona que le sustituyó tras su dimisión.

No quiero despedirme, sin antes agradecer a las personas vinculadas a las empresas que participaron en  la última campaña electoral del PP en Boadilla; por haber contactado conmigo para aportar información sobre la peculiar forma de facturación que se les solicitó; en especial a una empresa de buzoneo de Madrid y una inmobiliaria de Castellón. ¿Qué ha ocurrido con la financiación de la última campaña del PP en Boadilla del Monte? A mí y a otros muchos, sí nos interesa la transparencia y la claridad. Y no los slogans baratos para conseguir votantes, independientemente del partido político que los divulgue. Más tarde o más temprano la verdad sale a la luz. 

Boadilla del Monte ¿Truco o trato?

Quiero pedir disculpas a los seguidores de este blog por no haber colgado el artículo que habitualmente publico cada domingo.
Irremediablemente, estoy centrada en tomar las medidas pertinentes para defenderme del “presunto” acoso que estoy sufriendo dentro de mi propia casa.
En unos días espero poder tener el tiempo necesario para terminar el artículo que estaba escribiendo: vuelvo a retomar los entresijos de la trama Gürtel en Boadilla del Monte.
Muchas gracias por vuestra paciencia.
Un saludo!
Ana Garrido.